Nuevos Impuestos En México Por: Edgar Yamil Yitani Ortega

Falta mas unidad entre los mexicanos y menos rivalidad entre los partidos. Impuestos a depositos en efectivo. Mas impuestos, a los mismos.

  • Share on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInEmail a friend

(PRWEB) July 9, 2007

Nuevos Impuestos en México. Por: Edgar Yamil Yitani Ortega

Es importante que se capten mayores impuestos en la republica mexicana; es importante y urgente y en ello debemos de participar todos con rapidez y voluntad; lo que no suena justo ni equitativo, es que los tengan que pagar quienes ya lo hacen y que los que evaden dicha responsabilidad no lo hagan y al ver de las cosas, tampoco lo harán y no porque no quieran, sino porque no pueden.

Es difícil querer cobrarle impuestos a quienes realizan sus compras y ventas en efectivo y si los bancos se convierten en una caja recolectora de impuestos sobre los depósitos mayores a veinte mil pesos por mes en cada cuenta; ello nos llevara a que la gente deposite en su cuenta una cantidad menor y con ello mismo le justifique al gobierno que esa es la cantidad total que esta manejando; cuando que iniciara con mayor libertad la compra venta de productos en la vía del contado.

Se volvería a los tiempos antiguos, en donde cada casa es una pequeña caja de ahorro y dejaría de fluir el dinero a las instituciones bancarias, por el temor a que les quiten parte de su patrimonio.
Con el efectivo y ahorros en mano, se encarecería la vida en nuestro país y habría más carencias para los que menos tienen.

Tantos candados al movimiento de efectivo, puede encarecer la vida y hacer mas grande y abismal la banda de la pobreza extrema.
Ello hará que se requiera de más seguridad para los ciudadanos y aumentaran los asaltos a casa habitación.

Y seguramente que con los impuestos recaudados, no se podrá resolver este nuevo y grave problema; ya que la delincuencia aumentaría rápidamente en todos los niveles.

La idea es buena, el fin es magnifico, pero la forma y los medios, no son el camino ni la ruta mas adecuada; una equivocación tan grave, puede dañar mas que beneficiar y lejos de resolver un problema lo haríamos mas grande.

En México, se pagan intereses muy altos a las instituciones de crédito, mucho mas altos que en otros países, luego entonces ya no se puede agravar aun mas la situación económica de los mexicanos; es mejor que ese margen se divida entre las instituciones bancarias y el gobierno y no que se impongan nuevos impuestos a los mexicanos.

Es difícil para el gobierno el encontrar una nueva ruta para recolectar impuestos; pero bien podría hacer una encuesta entre los empresarios, para que estos hicieran propuestas mas acordes a la realidad y que al aplicarlas realmente no se agrande la carga fiscal sobre los cautivos.

Ya que en realidad, una gran parte de los mexicanos aportan impuestos, al realizar la compra de gasolinas, llantas, uniformes, ropa, útiles escolares, artículos de limpieza, refacciones de todo tipo, boletos de transporte, envió de paquetería, perfumería y cremas, pañales desechables, carreolas, mamilas, chupones, refrescos, aguas, detergentes, jabones, desinfectantes, insecticidas, cemento, cal, la tenencia vehicular, agua, predial y cientos de artículos de uso diario. Al adquirirlos, los mexicanos de todas las clases sociales, con sueldos mínimos o mayores, están pagando impuestos que en su mayoría no se hacen deducibles y a mas de ello, pagan una gran cantidad de intereses en las instituciones bancarias al financiarse con tarjetas de crédito, o prestamos directos e hipotecarios; lo que nos lleva a pensar, que no se debe de crear una sobre carga a los cautivos, ya que ello en cadena llevara a reducir empleos y con ello aumentaría la franja de pobreza en el país.

Hablábamos de que seria mejor aumentar de un tres a un cinco por ciento de impuestos a determinados productos que no son de primera necesidad, como lo es el caso de los cigarros, bebidas alcohólicas, cervezas, boletos de avión y barco, vehículos de lujo, tramite de pasaportes, alojamientos de cuatro y cinco estrellas y productos similares, a fin de no imponer nuevos impuestos que no afecten a las clases mas desprotegidas.

Es importante la recaudación y urgente; pero no con decisiones que lastimen a los mas necesitados o que ocasionen mayores males que los bienes que se generen.

El cargar a las empresas con impuestos, puede generar despidos escalonados, que solo engrosaran las filas de los desempleados y de la pobreza extrema.

Seria mejor, que el gobierno, dedicase un mayor cuidado a la importación y exportación de productos, ya que sin tanto contrabando de productos orientales, la producción nacional aumentaría y con ello bajaría el desempleo y así mismo la pobreza extrema y se generarían mas impuestos.

Una revisión más exhaustiva por parte del gobierno federal en todas las mercancías de importación, con trámites más seguros y dignos de confianza, bien que remediarían en mucho el déficit de impuestos que se busca recuperar por otras mecánicas.

Pero ahora que mas debieran de hacerse las pláticas de observación sobre los nuevos impuestos, ha surgido un chino-mexicano , que con su cuento distrae a la nación y los medios enfocan sus reflectores a cosas menos intrascendentes que los nuevos impuestos.

Los partidos siguen el juego del chino y dejan el barco solo en alta mar, para que se hunda por si solo o para que se consolide en su ausencia legislativa.

Los impuestos serán para siempre y nos afectaran a todos; lo del chino es solo una luz en la tormenta de la vida ya de por si difícil de los mexicanos.

Cierto es que somos la raza de bronce, pero ello no implica que debamos de permitir que se nos den golpes y golpes, sino somos badajo de campana y menos aun masoquistas o dementes.

Los partidos, debieran de estar haciendo entrevistas con la población, buscando y aportando alternativas; pero nadie se mueve, todos quieren ser los héroes de la película para terminar diciendo, vota por nosotros porque ellos te pusieron mas impuestos; lo que olvidan es que ellos y entre todos y no solo unos cuantos, las propuestas se hacen leyes que nos afectaran por siempre y que destruyen la moral de los mexicanos y la credibilidad de en sus gobernantes.

Ya es hora de que se hagan perforaciones petroleras profundas y en ello nos aventajan los Brazileños; habria que pensar en un plan de emergencia para la extraccion pronta del petroleo a mayor profundidad, antes de que nos llegue el agua al cuello, por no aceptar que otros paises nos pueden aportar la tecnologia que no tenemos.

No podrían jugar a ser buenos mexicanos, llevarse bien y pensar en la patria primero y luego en su beneficio personal; acaso será mucho pedir.

###


Contact

  • EDGAR YAMIL YITANI ORTEGA
    Consejo de Comunidades Hispanas, A.C.
    2222328575
    Email