En Cinco Años Seran 200 Millones de Niños en la Calle, Enfatiza El Consejo de Comunidades Hispanas, A.C.

Share Article

Niñas a burdeles, niños a la guerra. Es terrible ver que en los tiraderos de basura, perros carroñeros, ratas y niños pequeños, estén peleando por encontrar entre la basura algún producto o los restos de estos para comer. Afirma El Consejo de Comunidades Hispanas, A.C. en su reunión de octubre.

En cinco años serán 200 millones de niños en la calle, Enfatiza El Consejo de Comunidades Hispanas, A.C. Niñas a burdeles, niños a la guerra. Por: Edgar Yamil Yitani Ortega.
El Consejo de Comunidades Hispanas, A.C., enfatizo en su reunión de octubre y Hace un llamado urgente a los gobiernos del mundo, a fin de que se privilegie el cuidado de los niños en todas las naciones y a realizar un fondo para la siembra de grandes extensiones en el planeta, mismas que sean fuente de alimentos para los menos favorecidos del mundo. El costo sería menor y los resultados nos beneficiarían a todos. A excepción de los que se enriquecen con el hambre de los pueblos y la explotación de los necesitados.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT), ha estado dando cifras en los últimos meses, que son alarmantes, sobre el abuso de niñas y niños en el mundo, esto sumado a la información de la Naciones Unidas y a organismos internacionales como la Cruz Roja, también vertidos en este año, lo que los hace más dramáticos aun. Sin embargo parece que no tocan el corazón de nadie y se ignora el sufrimiento que ellos viven y los abusos y explotación por la que tienen que pasar, es urgente hacer algo en el mundo y apoyar a estas creaturas tan olvidadas y explotadas.

Al interior de Brasil, se calcula una explotación y abuso infantil de alrededor de unos cien mil pequeños, aunque en estos casos las damitas tienen peor suerte, ya que las pequeñas son vendidas como sirvientas por sus familiares, para obtener unos céntimos para comer, pero en las zonas turísticas muchas de estas niñas lejos de ser utilizadas como sirvientas o parte de una familia, son ingresadas a la prostitución, algo que no solo sucede ahí, sino también en San Vicente , Colombia y en muchos otros países de América y África.
Otras tantas y tantos son utilizados para vender sus órganos, sin nadie que los reclame, por lo que terminan en una fosa en medio de la nada, mientras que sus progenitores piensan que les dieron la oportunidad de una mejor vida.

Es terrible ver en muchos países de América y África, que en los tiraderos de basura, perros carroñeros, ratas, buitres y niños pequeños, estén peleando por encontrar entre la basura algún producto o los restos de estos para comer.

En Kabul, Afganistán desde la caída del régimen talibán, no se ha podido cuidar de los niños y estos son explotados, abusados, vendidos y muertos, sin que ellos logren siquiera entender lo que está pasando. Lo mismo pasa en áfrica, en donde millones de creaturas, con la piel pegada al hueso mueren día a día por inanición; mientras quienes vemos que el mundo protesta tirando millones de litros de leche, toneladas de jitomates, naranjas o que prefieren dejar que se pudra la fruta en vez de hacer un fondo de ayuda.

África tiene el clima propicio en muchas de sus regiones para sembrar árboles frutales y de todo tipo y grandes extensiones agrícolas, pero los gobiernos no quieren que sus habitantes sobrevivan y tan solo les dan un bocado al día, como si se tratara de deshacerse de ellos, para que en un futuro solo los ricos y poderosos tengan más extensiones de terreno en donde vivir.

Porque no crear un fondo de ayuda destinado a sembrar grandes porciones deshabitadas de tierra y ocupar esos lugares para dar casa, comida y trabajo a los más olvidados. Esto podría hacerse en cada país sin ningún problema, pero falta que el primero ponga las manos a la obra y con su ejemplo contagien y comprometa a otras naciones.
Desgraciadamente cuando se intenta algo de este tipo para beneficio de la humanidad, siempre hay alguien que se siente superior y con más derechos viene a contaminar las ideas y el trabajo.

Es importante que todos recapacitemos y que nos demos cuenta de que no solo hacer el bien ayuda a los demás, sino que nos ayuda a tener un mejor mundo, una mejor sociedad y un mejor mundo para el mañana; un mundo en donde vivirán las futuras generaciones y que si bien nos podrán recriminar nuestro negro proceder, también se encontraran con menos oportunidades para sobrevivir.

Ayudar al prójimo nos ayuda a nosotros mismos, nos da una fuerza para seguir adelante y un impulso para lograr más grandes y mejores proyectos.

Hoy en día más de cien millones de niños en todo el mundo carecen de hogar y viven en la calle o de lo que encuentran en ella, ya que están en el renglón de los olvidados.

Es triste ver que niños muy pequeños sean adiestrados en el uso y manejo de armas desde los diez y doce años y que en países como Palestina, Afganistán, Líbano, Israel y África entre muchos otros, no exista una prohibición para ello por parte de los gobiernos y de los grupos armados y revolucionarios.

Se viola a las pequeñas y son madres a los doce y trece años, para que diez años después las hijas de ellas corran la misma suerte y los hijos ingresen a las fuerzas que luchan por sus causas.

Una verdadera pesadilla y en el mundo se asombran, se indignan, pero sin embargo quienes deben y pueden; nada hacen por resolverlo o evitarlo.

Los que sobreviven quedan afectados, además de ello desconocen otro tipo de vida y se convierten en combatientes hasta morir o ser encarcelados; ya que nunca se les dio la oportunidad de conocer otras formas de ganarse la vida.

Triste futuro el que espera a 200 millones de niños si no hacemos pronto algo.

###

Share article on social media or email:

View article via:

Pdf Print

Contact Author

EDGAR YAMIL YITANI ORTEGA
Consejo de Comunidades Hispanas, A.C.
522222328575
Email >