La Tv, es la Principal Culpable, Luego de Investigación Confirma El Consejo de Comunidades Hispanas, A.C., en Sesión de Noviembre

Share Article

La Tv, es la principal culpable, confirma El Consejo de Comunidades Hispanas, A.C. Todas las personas tienen derecho a ser como ellos quieran y a vivir como más les guste, arroja la investigacion del Consejo, en su alerta al mundo. Los anuncios los provocan, a acostarse; ya no se trata de que exista amor o se vele por el respeto de la persona. Lógicamente que la juventud se está perturbando y equivocando sus acciones. A un costo altísimo e irreparable. Los niños desde sus primeros años, están siendo bombardeados por estos anuncios y comerciales a toda hora. Cuanto más bajo podrá caer la humanidad en las próximas dos décadas.

La Tv, es la principal culpable. Quien tendrá el valor para emprender una verdadera campaña, para el rescate de la niñez y de la juventud, solicita el Consejo de Comunidades Hispanas, A.C. en su última reunión de noviembre.

Todas las personas tienen derecho a ser como ellos quieran y a vivir de la forma que más les guste, Acepta el Consejo de Comunidades Hispanas, A.C., en su reunión de Noviembre, sobre la investigación y la afectación a los niños y jóvenes del mundo, debido a la mala programación y publicidad nociva.

Nadie tiene derecho a impedirles sus pensamientos, sus aficiones, sus predilecciones sexuales o sus gustos particulares. De ello, todos lo aceptamos aunque algunos no están de acuerdo. Mas ahora que la televisión y el cine lo muestra como algo muy común y que debemos de aceptar.

Reitera el Consejo que ello va bien para los adultos que ya tienen un criterio bien formado, que saben de que se trata y las consecuencias de cada petición, condición y acción que se realiza; confirma El Consejo en su investigación y análisis sobre la programación en el mundo.

En el transporte público, en el parque y en los cines, es más común el ver que hombres besen a hombres y caminen de la mano y que mujeres con mujeres hagan lo mismo en todo sitio público y más en las fiestas y reuniones.

Señala el Consejo que nadie se espanta de la bisexualidad, tampoco del lesbianismo o de los Gay en general; ya para todos, está pasando a ser parte de nuestra cultura, una cultura equivocada que derramará lagrimas de sangre cuando ya nada se pueda hacer.

El consejo después de varias investigaciones y estudios a nivel mundial, le hacen la siguiente pregunta a los líderes de los gobierno ¿Como le podemos explicar a un niño ¿ que observa que su maestra o maestro, esa persona que es su ejemplo a seguir, la que le arrebata su admiración y respeto; mientras por otro lado da muestras de homosexualidad, como decirle que no haga lo que ella o él le enseñan. Como decirle a una creatura sin un amplio criterio, que unas cosas si las aprenda y que otras no. Como sabrían los pequeños a cuales hacerles caso.

Sería absurdo y es por ello que cuando los padres ven un comportamiento distinto en los hijos, van a la escuela y se entrevistan con el maestro o maestra a fin de resolver esas incógnitas que podrían hacer desvariar a sus hijos con malas conductas, para llevarlos de mejor manera en su educación y preparación.

Continua diciendo el Consejo en su explicación a la investigación, ¿Donde están los derechos de los niños, frente a las televisoras y en donde está el gobierno de su país que no hace nada por protegerlos?
Señala el Consejo sobre la forma y el cómo decirle al niño que su maestro que se besa con otro hombre o la maestra que se besa con otra mujer y que son los que les dan la educación a nuestros hijos; están haciendo cosas fuera de la naturaleza humana, que están equivocados y que no es ese el ejemplo a seguir; pero que en lo demás si está bien escucharlo.

Subraya el Consejo, que esto, como los plantones y las demandas unidas a levantamientos y manifestaciones están perturbando la mente de los menores, en todo el mundo.

Entonces los hijos caen en conflicto, ya que para que los mandemos a aprender con personas que están equivocadas en sus conductas o comportamientos; que incendian vehículos, que cierran carreteras y que se agrupan según sus conveniencias y demandas.

Para que mandarlos a la escuela si lo que ven en ella, los padres les dicen que no es la verdad y que deben de ser diferentes en sus conductas y en sus comportamientos y preferencias.

En una exhaustiva investigación realizada por el consejo, vemos como en todo el mundo sucede, lo vemos en Francia, en los USA, en Italia, en Holanda, En México, En Japón, donde ya los hombres empiezan a utilizar brasier bajo la camisa; ahí como en muchos otros países ya la programación se está viendo atrapada con comerciales, programas y eventos con gran participación de la comunidad gay.

Es cuando aparece un gran conflicto, ya que no sabrán a quien darle la razón y a quien hacerle caso; ya que si bien todos van a la escuela para prepararse y ser mejores. Por ello hoy en día, tantas jovencitas se van de la casa en busca de encontrar amor y sexo en el primer hombre que les habla al oído.

Resalta el Consejo, luego entonces para que están las escuelas y a quien creerle, a los padres o a los maestros.

¿Estamos creando monstruos o degenerando la raza humana?
Pero ahí no paran las cosas, cuando los hijos van de la casa a la escuela, son bombardeados por una secuencia de anuncios y letreros de imagines provocativas e instigadoras a el acercamiento sexual con sus conocidos.

Y en la casa, al encender la televisión y sin importar si se trata de un programa en horario familiar o fuera de horario, los siete días de la semana, los jóvenes son bombardeados con diversas marcas de condones, con elixir vigorizantes para mujeres y varones, con gel para hacer más prolongadas las relaciones sexuales y aunque las primeras semanas los padres cambien el canal al parecer el anuncio, llega el momento que los hijos e hijas los ven y caemos en una costumbre, que sin darnos cuenta, va destrozando los valores familiares.

Las relaciones sexuales son pintadas como un reto a la capacidad de los jóvenes, los anuncios los provocan, los empujan a acostarse y a tener relaciones; les pintan estos actos, como circunstancias cotidianas; ya no se trata de que exista amor o se vele por el respeto de la persona.

Es solo el hecho de que hazlo para que estés en la moda, seas actual y los del otro sexo te busquen.

Insiste el Consejo en que la juventud se está perturbando y equivocando sus acciones; A un costo altísimo e irreparable.
Con los niños esta peor, ya que desde sus primeros años, se están viendo bombardeados por estos anuncios y comerciales a toda hora; luego no nos extrañe que regresemos a la es épocas en que niñas y niños de diez y doce años ya tengan relaciones y peor aún, una familia.

La ONU, L a UNESCO y demás entidades internacionales, deberían de poner un hasta aquí a este tipo de seducción comercial, que está llevando a las futuras generaciones a un vida caótica y llena de confusiones.

Como se puede educar a los hijos entre dos hombres que se casan entre sí siendo del mismo sexo y en donde uno funge como madre y otro como padre. Como se debe de tratar a los hijos, que se adoptan.

Si ellos ven en casa que ellos tienen unas relaciones diarias, frecuentes o casuales con todo el agrado y gran satisfacción; lógicamente que el niño o niña ha de pensar que ello es lo correcto y que debe de crecer con las mismas ideas y costumbres.

Pero no acaso con ello se le priva que el niño o la niña puedan tener el derecho de elegir el tipo de vida y de relación que él o ella quieran y deseen mediante su elección libre y sin conducción del medio que lo rodea.

La moral, el civismo y las buenas costumbres, son lazo de unión para la sociedad, si empezamos a desaparecerlas y a olvidarlas, muy pronto y en dos o tres generaciones, estaremos viviendo en un mundo lleno de depravación y corrupción total.

Ya es tiempo de que se marquen ordenamientos que sin prohibir su vida a los grupos con ideas y pensamientos distintos, también se marquen los lineamientos para los niños de todo el mundo.

Siempre y casi siempre abusando del hambre de los pueblos, a sus pequeños se les prostituye y ellas y ellos son víctimas de los deseos insaciables de adultos con dinero, que los pueden pagar y comprar.
Sin darse cuenta de que están ocasionándoles un daño irreparable e imposible de borrar de sus mentes; las que se cargan de malos recuerdos y en su momento, no tienen nada bueno que dar o enseñar.

Quien tendrá el valor para emprender una verdadera campaña, para el rescate de la niñez y de la juventud, antes de que esta alcance un punto decepcionante y sin retorno. Acaso será que las potencias quieren que la misma humanidad de destruya y se aniquile moralmente, para que su decadencia sea causa de un futuro sometimiento a los que controlen lo poco bueno que quede de la humanidad.

Es triste ver como los animales, sin tener una inteligencia tan desarrollada como la nuestra; aun conservan sus instintos de conservación y sobrevivencia de la especie y tienen un respeto por el género opuesto.

¿Cuánto más bajo podrá caer la humanidad en las próximas dos décadas?

###

Share article on social media or email:

View article via:

Pdf Print

Contact Author

EDGAR YAMIL YITANI ORTEGA
Mundo Hispano
522222328575
Email >